Dónde tirar sartenes

Los sartenes son ese artilugio indispensable en cualquier cocina del mundo. Permiten preparar una amplia variedad de platillos que van desde lo más sencillo hasta lo más producido y, por ende, es necesario aprender a mantenerlos en buen estado y saber qué hacer cuando se encuentren deteriorados.

Sartenes para la cocina

Por tratarse de productos utilizados para la cocina y, además, por sus materiales de fabricación, no pueden tirarse en cualquier parte. Por esta razón, el día de hoy te contaremos dónde tirar sartenes de la forma correcta.

¿Cómo identificar un sartén en mal estado?

Dependiendo del material con el que esté fabricado tu sartén, identificar cuándo tirar sartenes será una tarea más o menos sencilla. Lo cierto es que se considera que están en mal estado cuando el sabor u el olor de los alimentos se comienza a ver modificado por la composición del sartén.

En el momento en el que la superficie del sartén se comience a ver deteriorada (rayada o manchada), puedes estar completamente seguro de que hay llegado el momento de tirarla porque, al verse expuesta al deterioro, es más sencillo que los alimentos se peguen y que absorban microorganismos nocivos para la salud.

Limpiando una sartén con agua

¿Dónde se desechan?

Si te estás preguntando dónde tirar sartenes de manera ecológica y sustentable, la respuesta radica en los puntos limpios.

Estos son unidades móviles o fijas en donde se depositan todos aquellos desechos que no tienen un color específico en los contenedores de reciclaje porque están fabricadas en más de un componente y necesitan pasar por densos procesos de reciclaje.

Por sorprendente que parezca, los sartenes son completamente reciclables siempre y cuando se depositen en los puntos limpios específicos para poder seguir el protocolo estipulado para aprovechar nuevamente sus materiales.

¿Cómo se reciclan los sartenes?

Los sartenes se fabrican en diversos materiales. Los más comunes y duraderos son los provenientes del hierro, aunque también existen sartenes fabricados de materiales como el aluminio o el cobre, que son menos duraderos y resistentes pero cumplen las funciones básicas de cocinar y sofreír los alimentos.

En ese sentido, el proceso de reciclaje de los sartenes inicia sometiéndolos a mecanismos de separación para obtener por separado los componentes. A partir de allí, se realizan una nueva agrupación de los materiales para finalmente fundirlos y volver a aprovechar los principios básicos.

Por lo general, el producto de los sartenes reciclados se utiliza para fabricar nuevos productos como latas o tarros de aerosol, así como distintos repuestos de automóviles.

Deja un comentario